0
el-puente

El puente de Jose C. Torró

portada de la novela El Puente del escritor José C. Torró

   El puente, de José Carlos Torró Casanova. 208 páginas estimadas. Es autor de otras tres novelas históricasEl viejo morse, Entre Morera y Curanipe, El maestro relojero – y una novela romántica, Cenizas.
El Puente se encuentra además a disposición del lector en versión traducida (o quizás en lengua original: El pont).

   En 2010, en mitad de un puente románico de Ontinyent, un hombre se encuentra con un fantasma. Está atrapado en el tiempo y requiere su ayuda. Todo el mundo ha de descubrir su historia, clama. Parece conocerle. Y según dice, tiene su mismo nombre. Pero es un fantasma del siglo XV – y principios del XVI -, del reinado de los Reyes Católicos.
   Con este planteamiento, nos encontramos con una novela a dos tiempos, con el momento actual y el siglo XV finalizando a la vez. Suele ser bastante común en las novelas históricas alternar capítulos del presente con capítulos del momento pasado donde tienen lugar los sucesos que explican la narración. Particularmente prefiero aquellas novelas – como ésta, aunque es verdad que el número de páginas históricas es mucho mayor al de páginas narrando la actualidad – en las que la narración histórica me sujeta más que la moderna, y me atrae más su pasado que lo que pueda sucederle a los personajes. Como dice el propio autor, los recuerdos pesan más que las páginas que están esperando a ser escritas.

   Tras la muerte de su padre viudo, el joven Pere decide hacerse aprendiz de picapedrero, dejando su trabajo en el campo. Vive en una pequeña villa de tránsito entre los reinos de Castilla y Aragón. Su dedicación y voluntad le llevarán a edificar los cimientos de una vida reposada, un matrimonio querido y una carrera como constructor a su gusto. Sin embargo, forma parte de ese conjunto exiguo de la población cuyo afán es dejar su impronta a las siguientes generaciones por medio de una obra propia, y todo aquello a este objetivo palidece a sus ojos.

    Así, la novela cumple perfectamente su labor de entretenimiento del lector. Es una lectura fácil de seguir, sin muchas exigencias en cuanto al número de personajes, pero concisa y clara en las personalidades de cada uno de ellos. Sobre todo destaco una trama sólida y unos personajes muy cualificados para destacar entre los hechos acontecidos en la novela.
Hubiese únicamente apreciado más interacción entre la vida de los personajes y los hechos históricos que suceden en aquel momento, ya los que hombres y mujeres de la novela parecen voluntariamente ajenos. Vemos como se pasa de Fernando el Católico a Carlos I en un solo capítulo, en el que no se menciona a ninguno de los personajes principales de la novela. El lector, ante un dibujo más completo de aquel momento, agradecería verles entrelazados con personajes públicos. Pero durante su práctica totalidad los personajes actúan en uno que podría ser cualquier momento de la Edad Media, pues sus acciones son independientes del entorno económico y social.

   Una novela notable con una trama sin fisuras, en un entorno muy conocido por el autor – un tácito canto de admiración hacia la ciudad donde transcurre la novela -, y con unos personajes detalladamente elaborados.

J. Porta.

Editor Rating
  • Legibilidad
  • Interesante
  • Pesonajes
Puntos totales
Puntuación de usuario
  • Legibilidad
  • Interesante
  • Pesonajes
Puntos totales
Etiquetadas con: ,

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados. *