0
Forastero en el camino

El forastero en el camino a Emaús, de John R. Cross

 

La Biblia no ha dejado nunca de generar literatura para su análisis y estudio. “¿Quién era el hombre? ¿Qué era su mensaje?” son las preguntas con las que el autor quiere que comencemos a leer este libro. Desde una premisa objetiva – usted que lee, debe decidir – nos conmina a posicionarnos frente a la Biblia. Con quince capítulos divididos en secciones temáticas, y ordenadas según un patrón cronológico.

¿Qué es realmente lo que dice? El libro es una guía de lectura, una interpretación o en máximos una lectura complementaria a algunos episodios bíblicos. El autor enfatiza en que aparecen materias importantes y otras que no lo son tanto, según su opinión. Estructurado en capítulos y secciones, el primer tercio del libro está dedicado al libro del Génesis, y hace especial hincapié en la figura de Adán. Posteriormente trata algunos de los más relevantes: Noé y el diluvio, la torre de Babel, el sacrificio de Abraham, Moisés en Egipto y el desierto. Es prácticamente en la mitad exacta del libro se pasa a tratar la figura de Jesús. Del análisis del Antiguo Testamento, guardo para mí que nos deberíamos preguntar más a menudo cómo veían, cómo sentían en el Nuevo Testamento los hechos incluidos en el Antiguo, si era esa ‘vieja colección de libros’ que hoy quizás sea nuestra Ilíada o nuestra Odisea.

Es complicado admitir la revelación como fenómeno crítico y a la vez aspirar a que sea universal. Pedir una interpretación literal en base a la exactitud de lo transcrito puede ser temerario. Del mismo libro del Génesis encontramos más un resumen que una explicación, un texto creacionista que no incluye muchos argumentos. ¿En el Antiguo Testamento encontramos la explicación al hombre en Dios, o la explicación a Dios en los hombres? En ocasiones apoyándose en la ciencia; en ocasiones ayudándose de la costumbre, intenta cubrir con la razón un libro escrito por la fe de muchos hombres. Parafraseando o interpretando, intenta trasladarnos a otro momento con los altibajos e inseguridades de un trayecto, voluntario o no tanto, hacia lo indefectiblemente inabarcable. De lo simple a lo complejo, del principio al final, uno a uno, ya en hebreo o arameo o griego. Una de las ausencias más notables que noto en el texto es la semántica de los escritos estudiados, desde un punto de vista diacrónico. Obvia asimismo demasiados símbolos de necesaria interpretación, e incluso cierto análisis comparativo de determinados mitos hubiese servido como una buena introducción.

En resumen, este es un acompañante para convencidos y para no iniciados, en exceso líquido para iniciados, no vivificante. En sus momentos de mayor clarividencia, con un tono epistolar – muy destacable por ejemplo en los primeros momentos de vida conjunta de Jesús con los apóstoles – que podríamos recordar en ciertas reflexiones – la valentía de una figura ante la muerte es otro ejemplo – . Y en ningún momento escatima citas para que podamos leer con nuestra propia voz. Pero a pesar del necesario epílogo de las últimas páginas, en un texto que se supone de ayuda se agradecería mayor presunción de inocencia en un adámico lector.

La toma de conciencia es imprescindible. Nadie se encuentra por mucho tiempo libre de error: somos seres desnortados. Nuestra memoria es para vivirla, siempre que uno siga mirando. Afortunadamente, la memoria es orgánica, maleable. De otra manera sería casi imposible continuar.

El forastero en el camino a Emaús, de John R. Cross (Canadá). 352 páginas, 8’15 € edición para Kindle Amazon. 1ª edición de 2002 (Ed. Centro de literatura cristiana), 2ª edición, 2011. Traducido al inglés, editado por GoodSeed International.

 

J. Porta

 
 

Editor Rating
  • Legibilidad
  • Interesante
  • Personajes
Puntos totales
Puntuación de usuario
  • Legibilidad
  • Interesante
  • Personajes
Puntos totales
Etiquetadas con:

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados. *